Por Marcelo Peralta

@mperaltaprensa

Los Pericos lanzaron un nuevo álbum de estudio, luego de seis años, y conversaron con DiarioShow.com sobre los matices que este presenta, el resurgir de la esencia perica y cómo fue todo el proceso creativo que conformó a “Soundamérica”.

Este disco tiene trece tracks y el corte difusión es “Inalcanzable”. En una charla distendida, con mucha onda y risas Los Pericos se mostraron tal cual son y compartieron detalles del reciente material.

De esta manera, y ante nuestra consulta, Juanchi Baleirón (voz y guitarra) comenta: “El título es sugerente, quizás a que alguien pueda encontrarse un disco con diferentes ritmos o aires. En realidad, el nombre del disco es algo que tiene más que ver con los viajes que con un resultado musical y mezcla de ritmos. Estábamos buscando un título y jugábamos, nos gustaba la palabra sound, porque nuestro estudio se llama Robledo Sound Machine, y después América es una palabra que nos gusta porque justamente la recorremos constantemente, de punta a punta. Y, bueno, haciendo el juego de palabras, entró y nos gustó”.

El disco tiene una marcada esencia perica, “y es muy representativo para nosotros hoy. Lo escuchamos y mientras lo hacíamos estos años, que nos llevó un tiempo la composición, la producción misma y terminarlo, uno a veces pierde la objetividad en ese proceso porque estás mucho tiempo encima. Y lo escuchás ahora, con un poquitito más de objetividad, y que pudiste tomar una pausa en tu oído, y la emoción, al escucharlo de otra forma, sentís que pasó el filtro de ese tiempo que nos costó hacerlo, y es por algo”, dice Juanchi en cuanto al resultado final.

Sobre los temas que componen esta nueva placa, Juanchi comenta que “son todas canciones que tienen un porqué, un peso y un color. Hay mucho del reggae de Pericos. Pero no un reggae roots, ni un reggae lover, o ningún reggae distinto. Es el reggae nuestro y, de hecho, muchos son más oscuros, si bien hay temas bailables y luz, conectamos más bien con temas que tienen que ver con una temática sonora”.

Una propuesta musical “más bien con un grado de madurez que tiene la banda también. No estamos buscando, quizá como en “Pura vida” (2008), la refrescada o una cuestión de buscar la frescura. Acá lo que tiene frescura es porque llegó, y lo que tiene oscuridad es porque llegó. No fue un proceso de querer buscar o cambiar. Creo que es de los discos más naturales que hemos hecho en años”. En cuanto al corte difusión, la banda recuerda: “Está elegido porque es justo el punto medio entre lo que es Pericos, y lo que es lo raro del disco. Es el mejor ejemplo para mostrar lo que es Pericos y lo que es el sonido nuevo de nuestro disco”.

Respecto de su letra, comentan: “Nació de esa sensación que teníamos cuando íbamos a una discoteca y te aparecía la mina, que decías esa es, pero vos ves que es imposible, que nunca vas a llegar, pero hay algo adentro tuyo que te dice “me voy a mandar”, y habla de esa sensación de la vida, cuando ves algo y decís que es inalcanzable y sabes que te vas a mandar igual por algo interno. Todos fracasan, pero me voy a mandar igual. El resultado no importa, es esa sensación de fuego interno, de jugártela, de morir con las botas puestas”.

Tras seis años alejados de los estudios, recuerdan cómo volvió a funcionar el circuito interno de la banda ante este nuevo proyecto: “La parte de la dinámica está muy fresca, fue un proceso natural. Con muchos ensayos y grabando cada parte”. Por último, Juanchi recuerda que lo compositivo “fue deliberadamente grupal. Decidimos que fuese así. Nos juntamos y armamos música entre todos, los seis, y así construimos todo desde cero para generar algo vivido, que te salga por los poros, natural”.